Hace ya un tiempo que me dedico a escribir. Demás está decirlo que escribo en español. Lo siento por todos mis amigos francoparlantes que estarían interesados en leer mis escritos. No es mi culpa, solo les evito un desastre gramatical para el ojo francés.

PD: se busca traductor benèvolo que se ofrezca para traducir mis escritos al francés y/o al inglés. Gracias.


ALEJANDRO DE BENEDICTIS:

 

Poema: Derrama

Sabés una cosa,
mal o bien,
el tango es tuyo pero también es mío,
lo llevo, me acompaña,
me la juego con su ayuda,
generoso portador de mi tímido coraje,
fiel compañero de emociones,
qué grato encuentro,
pareciera que siempre estuvo ahí,
que siempre me acobijó en los
melancólicos momentos de irremediable
flaqueza existencial.
A su lado están los inesperados regalos
de alegría que él derrama y la dotada
facilidad que tiene a la hora de arrebatar
sentimientos de algarabía a momentos
poco sensibles de esta vida.
Vuelvo a casa una vez más
con la suerte de dar por cierto el querendón
oportuno que él nos trae,
en cada abrazo bien compartido.

ADB

 

Poema: No seas cantinero

Cuando vibres al compás de un buen tango,

cuando tu espíritu vuele en comunión con el otro,

cuando comprendas que el sentimiento

es más que unos cuantos tickets inválidos,

vas a ver que el amor al arte existe

y quizás tu ecuación cierre de manera feliz,

aceptando que el disfrutar no tiene precio

y que el tiempo invertido con gusto,

es también ganancia para el alma,

es vida y es satisfacción para aprovecharla.

Las cuentas a veces cierran olgadas

y otras tantas ahogadas.

Pero no me preocupa

si el promedio se hace justo y merecido.

Mi ambición se desvanece

cuando le toca confrontar,

al menos,

con un momento de felicidad

y buen baile.

ADB

 

Poema: En tres minutos

En tres minutos
podemos ir y venir,
recorrer la luna,
tocar el sol
atravesar las nubes
y darle vida
a sueños imposibles.

En tres minutos
el frío se desvanece
el calor se hace amigo
el tacto se regocija
el perfume te hipnotiza
y el amor al final tiene cara.

En tres minutos
una amiga de fierro aparece
y hasta podemos contar con ella,
es cómplice,
no te abandona,
te acompaña,
participa
y arriesga todo
hasta el final.

En tres minutos
el problema de hoy se fue,
la cama incómoda se acolchona,
la pasta al dente,
la cerveza congelada,
y mismo el mate está bien cebado.

Te llevo en lo profundo,
te admira mi alma,
me encandila tu diabólico escote,
imagino el verde resplandeciente
detrás de ese párpado dormido.
Escucho el susurro del pentagrama
oigo las voces de los tacos,
enciendo el pecho frente al tuyo
y camino hasta el final del sendero.

En tres minutos el tango se acaba
y con él todo ese universo
queda secuestrado en el recuerdo
de esa cárcel de sensaciones,
que nunca volverá,
pero que siempre estará
disponible allá adentro,
en el fondo del baúl de pasiones
y ternuras vividas a su ritmo.

ADB